Lic. Ariel Castro Meléndez. Especialista en Impuestos.

Con la aprobación de la ley que prorroga la exención del Impuesto Sobre el Valor Agregado a los servicios de ingeniería, arquitectura, topografía y construcción de obra civil que se encuentren inscritos en el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos, independientemente de la fecha de su registro se mantendrán exentos hasta el 31 de agosto de 2021; tarifa del 4% entre el 1 de septiembre de 2021 hasta 31 de agosto 2022; tarifa del 8% entre el 1 de septiembre de 2022 hasta 31 de agosto 2023, y tarifa del 13% a partir 1 de septiembre de 2023. Según lo anterior, es importante tener en consideración los siguientes aspectos:

Primero, para gozar de esta exoneración, la norma establece dos requisitos fundamentales:

  1. Estar registrados ante en el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos de Costa
    Rica;
  2. Tener los planos visados dentro del plazo establecido, es decir, independientemente
    de la fecha de su registro hasta el 31 de agosto de 2023.

Segundo, hay que tomar en cuenta que el espíritu de la Ley del Impuesto al Valor Agregado es el de gravar la totalidad de los bienes y servicios. Específicamente en el tema de los servicios del sector construcción que entrarían a gozar de la exoneración y posteriormente de la gradualidad mencionada, la clasificación de los servicios que se pueden incluir dentro de la ingeniería, arquitectura, topografía y construcción de obra civil, son difíciles de contemplar en su totalidad y cualquier enumeración de ellos, se debe considerar como una guía, sin que se pueda pretender describir la totalidad de los servicios que son utilizados para llevar a buen término una construcción.

En ese sentido, analizando el Reglamento de Consultoría de Servicios en Ingeniería y Arquitectura, a grandes rasgos, se pueden diferenciar dos momentos en una construcción, la primera etapa, referida al ejercicio profesional de ingenieros, arquitectos, topógrafos, dentro de un ámbito exclusivamente intelectual de asesoría para dar solución a los más diversos problemas de ingeniería o arquitectura.

La segunda etapa, que es propiamente la construcción o edificación de una infraestructura o edificio, de allí que precisamente, se incluyan servicios relacionados con contratistas y subcontratistas. Analicemos los tres tipos de servicios relacionados con la construcción que se extraen del Transitorio V de la ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

Los servicios profesionales en ingeniería, arquitectura y topografía, la participación de estos profesionales se puede dividir en dos fases: La primera etapa corresponde a la elaboración de planos y documentos, con los siguientes servicios:

a) Anteproyecto.

b) Planos de construcción y especificaciones.

c) Presupuesto.

d) Programación de obra.

e) Asesoría para licitación y adjudicación, entre otros.

La segunda etapa se refiere a la del control de ejecución, con los siguientes servicios:

f) Supervisión.

g) Inspección.

h) Dirección técnica.

i) Administración, entre otros.

Además la norma incluye todos los servicios necesarios para la preparación de los planos ante el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos, dentro de los cuales, de conformidad con el artículo 13 del Reglamento de cita, se pueden mencionar: “

a) Atención de consultas (consultas profesionales).

b) Estudios básicos.

c) Estudios preliminares.

d) Planes y proyectos.

d) Fiscalización de inversiones.

En cuanto a los servicios de construcción de obra civil, que se pueden incluir dentro la etapa o momento de “construcción de una obra civil”, son difíciles de contemplar en su totalidad, como mencioné párrafos anteriores, estos servicios deben estar relacionados directamente con el proceso constructivo, es decir, deben proveer un valor ostensible a la obra civil, por cuanto, el servicio deben ser indispensables y/o necesarios dentro del proceso  constructivo para obtener el beneficio de exención y posterior gradualidad del impuesto. En este sentido podríamos mencionar:

  • Servicio de colocación de concreto en el proyecto constructivo.
  • La elaboración de diseños de losas de concreto y proyectos habitacionales o de comercio.
  • El alquiler de formaleta de aluminio para la colocación de concreto en los proyectos de construcción y el servicio de bombeo de concreto en el lugar donde se desarrolla la construcción.
  • Alquiler de maquinaria y movimientos de tierra, entre otros.

 

Por último, lastimosamente, aún la norma no es lo suficientemente clara, circunstancia que es aprovechada por la administración para limitar la voluntad del legislador e interpretar a su antojo lo establecido en la Ley, lo cual desemboca en una total inseguridad jurídica del contribuyente, quien verá su situación agravada si no realiza el cobro del IVA y, como consecuencia de una fiscalización, debe asumir dicho impuesto.

Abrir chat