Por: Lic. Ariel Castro M / Especialista en Derecho Tributario.

El pasado 31 de mayo venció el plazo para que las sociedades inactivas se registraran ante la Administración Tributaria como “Personas jurídicas constituidas en el país que no desarrollan actividad económica de fuente costarricense”.

Además del registro, estas sociedades tienen otra obligación medular y deberán presentar de manera anual la información de sus activos, pasivos y capital social, mediante el formulario D.135: Declaración Patrimonial para Personas Jurídicas Inactivas, a partir del 2021.

En caso de incumplimiento de los deberes descritos, se exponen a una sanción económica de hasta por un máximo de 3 salarios base.

¿Qué otros riesgos implican una sociedad inactiva?

Según el artículo 4 del Reglamento a la ley del Impuesto sobre la Renta, establece sobre personas jurídicas inactivas “…son aquellas sociedades constituidas que no desarrollan actividad lucrativa de fuente costarricense” Entonces, por definición suponen que no obtienen ingresos puesto que no desarrollan actividades lucrativas.

En caso de poseer bienes y su vez estos generan gastos, la pregunta clave es: ¿De dónde provino los dineros para adquirir el activo, o donde provienen los fondos para sufragar los gastos?

Estas y otras preguntas deben estar claras, así como todo tipo de registros documentales que justifique las respuestas, es decir, es importante abordar este tema de manera tal que permita justificar la existencia de bienes y el origen de los fondos para no verse expuesto en una fiscalización tributaria.

Nuestros profesionales están listos para asistirle y apoyarle.

Somos Grupo Rojas Robles
Visítenos en www.rojasrobles.com
Escríbanos a info@rojasrobles.com
“Contener, adaptarse a los cambios y transformarse”

Abrir chat